• Padres agotados y sin fuerzas, pero felices.

    Padres agotados y sin fuerzas, pero felices.
    Agotados, rendidos y sin fuerzas. Así es como se sienten un padre y una madre cuando, por fin, acuestan a sus hijos en la cama. Al caer los niños en un plácido sueño es cuando ese agotamiento se transforma súbitamente en  felicidad. El cansancio que se experimenta con la crianza diaria de nuestros hijos es diferente. A pesar de que cada fibra de nuestro cuerpo parece estar fuera de lugar, hay algo que parece recomponernos por dentro. Nos edifica y...

    Leer más

Colaboradores

Todos los envíos
son gratis
CURSOS DISPONIBLES
EN DIFERENTES FORMATOS
Compras seguras
mediante certificado SSL
Estamos a tu disposición
24.7 para ayudarte